Aprende hacer leche de coco casera

Leche de coco casera

Propiedades de la leche de coco por cada 100gr.

Es un alimento muy rico en calorías, 350 calorías por cada 100 gr. que consumamos, lo cual es un aporte energético que representa el 3% de lo que necesitamos diariamente una persona adulta. Hay que destacar que las propiedades del coco cambian durante el proceso de preparación de la leche de coco.

Vitaminas: Es un alimento especialmente rico en vitaminas del grupo B, en especial B1 y B2. Otra vitamina muy presente en este alimento es la vitamina C.

Minerales: Entre las propiedades nutricionales de la leche de coco destaca sobre todo el potasio, muy por encima del fósforo y calcio. En menor cantidad ya encontramos el hierro, selenio, magnesio y zinc.

Carbohidratos: Es un alimento especialmente rico en fibra y ácidos grasos, así como en grasas saturadas. Por esta última razón resulta tan espesa al beberla, pero le da muy buen sabor.

Beneficios de la leche de coco.

1. Combate la anemia: La anemia aparece por una falta de hierro en la sangre, lo que provoca que no se forme suficiente hemoglobina en la sangre para mantener el oxígeno en la sangre. Por ello la leche de coco es tan beneficiosa, porque permite combatir y prevenir la anemia.

Otro alimento que te ayudará a combatir esta enfermedad es el brócoli

2. Ayuda al desarrollo muscular y nervioso: Un beneficio de la leche de coco es su cantidad elevada de potasio, así como la presencia del magnesio, lo cual ayuda al desarrollo muscular y de los nervios. Esto lo hace un alimento muy bueno para los niños en etapas de crecimiento.

3. Controla las células nerviosas: El calcio es muy bueno para nuestro organismo, pero hace que las células nerviosas se activen.

Sin embargo, gracias al magnesio se evita su activación y los posibles problemas que se pudieran provocar.

4. Previene el cáncer de colon: La leche de coco es un gran remedio casero para el colon, gracias a su alta concentración de fibra se eliminan las toxinas que de los alimentos que pasan por los intestinos, previniendo la posible aparición de cáncer.

5. Alivia las inflamaciones de las articulaciones: Al contener selenio, este antioxidante se ocupa de reducir las inflamaciones provocadas por ejemplo por la artritis.

6. Regula la presión arterial: Al ser rica en potasio, una propiedad nutritiva de la leche de coco muy elevada, ayuda a combatir la hipertensión.

7. Fortalece el sistema inmunológico: Al ser rica en vitamina C, ayuda a que el sistema inmune sea más fuerte y reduce la probabilidad de sufrir alguna enfermedad o daño celular. Otros alimentos con un alto contenido en vitamina C son: el pomelo, la mandarina y la naranja entre algunos otros cítricos.

8. Asegura el buen funcionamiento de la próstata: Al contener zinc, asegura que la próstata funcione bien y reduce la probabilidad de sufrir cáncer de próstata.

9. Cuida de los huesos: La leche de coco no es muy rica en calcio, pero si en fósforo. De modo que esto ayuda a fortalecer los huesos y mantenerlos sanos.

Con coco rallado:

leche de coco casera, coco rallado

Ingredientes:

  • – 350 g de coco rallado o deshidratado
  • – 3 tazas de agua hirviendo
  • – 3 tazas de agua a temperatura ambiente

Preparación:

  1. Coloca el coco rallado y el agua hirviendo en una licuadora o procesadora.
  2. Deja reposar por un minuto y procesa.
  3. Agrega agua fría y sigue procesando durante varios minutos hasta obtener una pulpa muy fina.
  4. Con un paño de lino o algodón, filtra el líquido.
  5. Si dejas reposar la leche 48 horas en el refrigerador, la grasa se separará del agua y se elevará hasta la superficie. Puedes separarla con una espumadera y usarla para hacer crema batida.

Con coco fresco:

Leche de coco cacera coco fresco

Ingredientes:

  • – 1 coco grande

Preparación:

  1. Coloca el coco sobre una superficie plana y dura. Sostenlo firmemente con una mano. Usa un cuchillo grande para hacer cortes circulares cerca de los ojos (manchas redondas y suaves). Golpea en el mismo lugar hasta hacer un corte profundo. Sigue haciendo esto hasta que tengas una tapa que puedas levantar.

    Otra opción es envolverlo en un paño, colocarlo sobre una superficie dura y usar un palote o un martillo para golpearlo por el medio. Así, se quebrará por la mitad. Si vas a hacer esto, primero haz un agujero para sacar toda el agua. Resérvala en un recipiente.

  2. Una vez abierto, asegúrate de que el coco esté fresco. Tiene que oler bien y la pulpa debe verse blanca y húmeda.
  3. Vierte el agua de coco en una licuadora.
  4. Con una cuchara, saca la pulpa y colócala en la licuadora.
  5. Licúa el agua con la pulpa a velocidad alta hasta que se combinen por completo.
  6. Cuela para deshacerte de los pedazos sólidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *